ITS YOUR STORY

febrero 14, 2010

Anuncios

REESCRIBIR POR LA MEMORIA

febrero 13, 2010

logo


Angélica Abelleyra Del 2 de febrero al 22 de abril, el Museo del Holocausto en Houston, Texas (EU) mostrará una selección de la obra de Bela Gold, El libro de la memoria 2. Piezas de una belleza que contrasta con un tema como el holocausto y que han sido la propuesta artística asumida por esta argentina que vive en México desde 1977. Para el historiador Luis Rius Caso, además del peso de “lo bello”, en los grabados, dibujos y libros de Gold hay un marcada presencia de las sensaciones y el misterio. Aquí, un retrato de Bela Gold que compartimos contigo.

La escritura es memoria e identidad. Y Bela Gold (Tucumán, 1955) hace una reflexión visual sobre ellas a partir de la contemporaneidad del grabado. Explora caligrafías, reelabora símbolos ligados a su origen judío, a su historial hermanado por desdicha al Holocausto y refrenda su convicción por no olvidar la intolerancia y el exterminio que han marcado la actuación de los seres humanos en la última centuria.

Pero en ese tránsito por ahondar en la imagen y la letra, lejos está de la anécdota, de la obviedad y textualidad de la tragedia. Eso se lo enseñaron en la Academia Bezalel de Arte y Diseño en Jerusalén, donde sé formó y tuvo un primer contacto con esa magia de generar lenguajes. Pero desde niña ya dibujaba en cualquier superficie que le permitía desplegar sus ansias. De padre judío religioso y madre socialista, su deseo por ligarse a las artes plásticas fue coartado por el rechazo paterno a una vocación ligada más a parias que a profesionistas. Bela escogió entonces la arquitectura que estudió por un año en la ciudad argentina de Tucumán, vivió algo de la intolerancia cuando veía rasgado su restirador con una suástica y salió joven de la casa familiar para irse a Israel con el deseo de retornar a su país y trabajar con las juventudes socialistas.

Se caracterizó siempre por la rebeldía y un entorno ideológico sionista- socialista sumado a su interés por mostrar de múltiples maneras la cultura judía, sus tradiciones e historia. En Israel se le empezaba a ver como líder juvenil pero no quería estancarse en la tarea de educadora así que viajó a Porto Alegre, Brasil, dio clases de hebreo y empezó su entrenamiento en las artes visuales en un taller libre de dibujo.

Viajera constante, fue después a Sao Paulo, trabajó como orientadora y continuó con su formación artística. Regresó a Jerusalén y combinó su estancia en un kibbutz con sus estudios de dibujo en la Academia Bezalel, la más prestigiosa de Medio Oriente. En 1974 fue invitada a Alemania, donde tuvo su primer contacto con el arte conceptual, la escuela de Joseph Beuys y otros artistas alemanes que la marcaron. Un año después volvió a Argentina y cuando quiso entrar a trabajar al Museo de Israel, donde están los Rollos del Mar Muerto, se ligó a México por azar. Debía tener una maestría en museografía y para estudiarla pensó en Nueva York así que una convocatoria desde México para formarse en ese rubro la pensó como trampolín hacia EU.

No fue así, Bela Gold se quedó en México desde su arribo en 1977 con dos maletas, una frustrada estancia de un mes para estudiar restauración en Churubusco y el ingreso posterior en la academia de San Carlos, al lado de su maestro Juan Acha y la consolidación de su lenguaje artístico.

De la mano del grabado en gran formato y con nuevas técnicas, Gold dirigió sus impulsos primero en la cábala y símbolos del judaísmo y después en la historia dispersa del pueblo judío. Ella se concentró en rescatar las vivencias de sus parientes y amigos perseguidos y exterminados por los nazis; buscó relatar vivencias y anhelos truncos, no anécdotas, así que se sumergió en bibliotecas de Berlín, Washington y Londres para rescatar documentos, etiquetas de equipaje de hombres dirigiéndose a campos de concentración y bitácoras de viaje. El libro de la memoria es uno de sus proyectos de libros de artista que se suman a sus gráficas intervenidas (a partir de calas y mamposterías) que ha mostrado en museos de Jerusalén, Colombia, Polonia, EU, Malasia y México.

Interesada en una sintaxis visual que combine técnicas tradicionales y contemporáneas del grabado, ha creído en una tarea social del artista en el sentido de aportar un legado. Ella cree haber cumplido su parte con su tarea docente que ya suma tres décadas en la Universidad Autónoma Metropolitana donde ha impartido cursos de dibujo de la figura humana, talleres de ilustración, diseño y lenguaje.

Por lo pronto, siempre sueña con retornar a Israel, tener más espacios de exhibición en México (cuyas instituciones han sido tacañas con ella) y continuar rescribiendo su memoria e identidad.


Hello world!

febrero 12, 2010

UNA MIRADA DIFERENTE

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!